Entradas

viernes, 8 de enero de 2016

Las Maquinas Perfectas: Las Chovas, Anjovas...

Hola a todos.
A continuación os expongo desde mi modesta experiencia la pesca de la Chova, esperando que sea de vuestro agrado.
  
Anjova, Dorado, Golfás, Golfar, Tallahams, Chova, Pejerrey, Pasamar… Estos son unos cuantos nombres de los muchos con los que solemos denominar en el territorio español al Pomatomus Saltarix, un pelágico de la familia Pomatomidae. Es un pez deportivo donde los haya, luchador, depredador por excelencia, y de las especies más espectaculares para el pescador con señuelos, por su espectacularidad, sus brincos, su fuerza y su poderío. pero si seguimos unos consejos prácticos, podemos hacernos con numerosos y buenos ejemplares de anjova a surfcasting, una modalidad mucho más fructífera y regular en cuanto a capturas que el empleo de señuelos artificiales. Posiblemente por desconocimiento, no es la especie más buscada en esta modalidad, pero de todas las especies que he conseguido pescar a surfcasting, probablemente sea la que más me ha hecho disfrutar.


 DESCRIPCION:
Pamatomus saltatriz, de la familia de los pamatómidos, muy cercana a los carángidos, llamada anjova, chova, tallams, golfas y un largo etc.
Tiene el cuerpo alargado y aplanado por los costados. Boca grande (hasta detrás de los ojos), armado de dientes fuertes y cortantes (visibles), mandíbula inferior ligeramente prominente.


Con dos aletas dorsales, la primera con 7 u 8 radios espinosos unidos entre si, la segunda cayendo progresivamente hasta el eje de la cola, con 1 radio espinoso y 23-28 radios blandos. Aleta caudal grande, simétrica y escotada. Aleta anal simétrica de la segunda dorsal, aunque algo más corta, con 2 radios muy cortos y espinosos (libres) e inmediatamente detrás 1 radio espinoso y 23 a 27 radios blandos. Aletas ventrales adelantadas con 1 radio espinoso y el resto estructurales. Aletas pectorales cortas con una mancha negra. Escamas pequeñas cubriendo la cabeza, el cuerpo y la base de las aletas. Línea lateral visible en forma de ola suave. Coloración, azulado-verdoso-grisáceo brillante, costados aclarados de color plateado y el vientre de una tonalidad más blanquecina. Aletas dorsales, anales y caudal, verde pálido con tintes amarillos. Su talla varia desde los 60 a 90 centímetros (según latitud), hasta los 120 o 150 centímetros de los ejemplares mayores. Su peso de 8 a 12 kilos, excepcionalmente de 15 a 18 kilogramos.




Las anjovas son Peces muy agresivos que atacan a todo tipo de peces pelágicos y gregarios, persiguiendo a sus presas hasta la misma orilla. Pueden dar muerte a bancos enteros ya que su afán por matar supera en número al alimento que realmente necesita. Se alimentan de peces y calamares.

DONDE VIVE:

En aguas libres, cercanas a la costa, donde halla mucha comida como lisas o bogas en concentración, es la mejor manera de localizarlas. Preferentemente diurnas donde atacan sin piedad a bancos de lisas, matan por placer por lo que su pesca una vez localizadas se torna fácil. Es un pez muy deportivo por la manera que tiene de luchar, de sus grandes saltos para zafarse de la trampa.                                                               
  
Desde marzo hasta octubre en el atlántico andaluz, y casi todo el año en puntos del mediterráneo como el delta del Ebro. Es una especie pelágica, migratoria y cosmopolita, habita en aguas templadas y cálidas de la plataforma continental, desde una profundidad de pocos metros hasta 200 metros. Se encuentra en todo el Mediterráneo, donde abunda en la parte sur y en el mar Negro. Todos los océanos menos el Pacífico Oriental. Atlántico Oriental: desde Portugal hasta Sur África, las Azores e las Islas Canarias. Atlántico Occidental: desde Canadá hasta Argentina, con presencia limitada en las aguas demasiado cálidas del Caribe. Océano Indico: África oriental, Madagascar, Omán del sur, India sur occidental, Malasia e Australia occidental. Pacifico sur occidental: Australia y Nueva Zelanda.

CUANDO Y  DONDE PESCARLA:
El buen momento para pescar anjovas comienza en Abril hasta finales de Octubre, aunque últimamente se alargan hasta Noviembre, (el cambio climático y la gradual subida de la temperatura de nuestras aguas se hace notar).
De nada servirán estas indicaciones si lanzamos nuestras cañas en zonas donde estos carángidos no merodean. Aunque pueden aparecer en cualquier lugar y a veces en los sitios más inesperados, hay varios puntos clave para su localización. Si no tenemos constancia de la presencia de estos peces en nuestra zona de pesca, los mejores lugares para encontrarlas son: 
Desembocaduras: Sin duda, las zonas más calientes. Todas las desembocaduras, ya sean de grandes ríos o de caudales menores, son ricas en minitalla y las anjovas no dudarán en acercarse a cazar lisas, carpas, doradas, jureles, espetones,… remontando en muchas ocasiones varios kilómetros río arriba, ya que es una especie que tolera muy bien las aguas salobres. En estas zonas se acercan en grandes bancos, pero es muy común encontrar grandes ejemplares solitarios o en pareja.




Playas: Ya sean de arena o mixtas de roca, los grandes bancos dan pasadas buscando a sus presas. Es imprescindible que en las cercanías hayan salidas de agua, bien sea en forma de desembocadura o canales de desagües. Las playas próximas a las entradas de los puertos pesqueros también son muy fructíferas.




Nuestro objetivo será depositar el cebo a la mayor distancia posible, siendo necesario en las playas de poca profundidad, introducirnos en el agua para efectuar el mejor lance.
Puertos pesqueros: No son las zonas más cómodas para pescar con nuestras cañas de surfcasting debido al trasiego continuo de embarcaciones. Pero las entradas de este pez tras la llegada de los barcos pesqueros a puerto son muy abundantes y si damos con la tarde buena, nos divertiremos seguro. La bocana será el mejor lugar, tanto en su cara exterior como interior. 



SU PESCA A SURFCASTING:
Un equipo potente es clave, Ésta no es una pesca de

sutilezas. Caña y carrete deben ir acordes al tamaño de esta especie y a su dura pelea si no queremos perder la pieza en su primera carrera.
La caña ideal debe tener una acción de 100-200g, descartando los modelos de punta híbrida, por aquellos capaces de doblegar ejemplares de más de 5 kilos, con una longitud de 4’20 o 4’50m.


Las cañas de carbono nos harán más cómoda la pesca y el combate por su menor peso, pero cualquier caña potente será adecuada. La picada de la anjova es brutal: es capaz de doblar de una forma espectacular caña y durante el combate necesitaremos esa reserva de potencia para frenar sus carreras. El carrete debe ser robusto y potente, capaz de albergar unos 200/300m de nylon de 0’40mm (de una alta resistencia en kilos, a la abrasión y al nudo), con un freno que funcione a la perfección, ya que deberemos jugar con la pieza hasta que la tengamos rendida.
La presentación del cebo es otro factor muy importante. La anjova es un pez dotado de una dentadura capaz de sesgar a sus presas por la mitad, así que imaginad lo que puede hacer con nuestros bajos y gametas. 
Recomendamos  el uso de gametas de acero, que incluso podemos fabricarnos nosotros mismos en pocos minutos. Un buen cable acerado de un diámetro aproximado a 0’40mm de unos 25 kilos de resistencia será suficiente. Con sus tubitos de remache correspondientes, montaremos gametas de metro y medio, armadas con un anzuelo simple del 8/0 o un buen anzuelo triple. Deberán estar perfectamente afilados, dada la dura boca de este pez, si no queremos ver como los peces se zafan del anzuelo picada tras picada. Es un montaje simple, sencillo y muy efectivo. 

 CEBOS:
Es básico para atraer a la anjova. En muchas zonas de la costa donde se practica esta pesca se utiliza cebo vivo. Una lisa o un jurel moviéndose sinuosamente es un bocado difícil de despreciar por la anjova. Pero no siempre es posible conseguir este cebo, al margen de que quizás no nos guste utilizar cebo vivo. Hay otros más fáciles de conseguir y más eficaces para utilizar en esta modalidad.
La caballa y la sardina son las mejores opciones. Disponibles en cualquier mercado, son cebos imprescindibles a condición de que estén bien frescos. 


Su aroma, su sabor y su brillante piel harán caer a la más remilgada de las anjovas. La caballa es un cebo más consistente y será ideal allí donde los cangrejos y la minitalla devoren nuestras sardinas sin Piedad. Evitaremos su congelación y descartaremos los ejemplares que lleven varios días en la nevera.Las encarnaremos enteras, dejando el anzuelo cerca de la cola, ya que la anjova suele morder muy a menudo por esa parte del cebo.
GANARLE LA BATALLA:
Una vez tenemos la tan ansiada picada, no debemos ponernos nerviosos y lo fundamental es trabajar la pieza sin prisas. 


Si pretendemos sacar una anjova de varios kilos sin darle cancha, estamos perdidos, ya que o nos acabará partiendo el hilo, o se soltará del anzuelo en cualquier salto. Además, no solo la disfrutaremos más, si no que si queremos verla dentro del salabre, hay que cansarla y dejarla correr en sus potentes carreras. Y cuando dé sus acrobáticos saltos, lo adecuado es bajar la caña procurando que no se destense la línea.Si seguimos todas estas recomendaciones, tenemos muchas posibilidades de hacernos con un buen ejemplar, que no solo nos brindará una memorable pelea, sino también una bonita foto con una captura entrada en kilos.



 Y por el bien de la especie y el futuro de la pesca, lo más adecuado es devolver al agua los ejemplares pequeños y aquellos que no vayamos a consumir. Un captura y suelta responsable será bien recibido por las poblaciones de anjovas, y podremos seguir pescándolas y disfrutando de su pesca durante muchos años.

Saludos. 



sábado, 2 de enero de 2016

Nudos para unir dos lineas


En Primer lugar vamos a poner los nudos que solemos utilizar para unir dos lineas, siendo utilizadas comúnmente en el surfcasting, para los puentes.

                                                                           Uni to Uni


                                                  


                                                                            Nudo de Sangre:

                                                             
                                                   

                                             

Nudo Albright:  Para unir dos lineas de similares grosores.





Próximamente iré añadiendo nuevos nudos.

Saludos.